Entradas del blog

Cuando un amigo se va

Jorge Luis González Suárez

Plaza, La Habana, Jorge Luis González, (PD) Cuando el teléfono timbró, eran las 3.55 am del 21 de junio de 2017. Una voz conocida llegó con la infausta noticia: “Fabio hizo un paro cardiaco y acaba de morir”. Faltaban menos de 24 horas para que cumpliera 71 años.

Rogelio Fabio Hurtado Rodríguez, fue para mí algo más que un amigo; yo diría que casi un hermano. Mantuvimos una relación ininterrumpida por más de 40 años. Esta sensible pérdida para muchos, llega a mi persona como una gran tragedia.

Fabio fue un producto típico de su época. En los inicios de la Revolución se integró a las FAR. Estuvo destacado en la famosa base de cohetes rusos en San Julián, Pinar del Río. Se desencantó del curso tomado por el régimen y solicitó la baja de la vida militar. Más adelante fue maestro de literatura, en la enseñanza obrero-campesina para los trabajadores del Puerto de La Habana.

Lo conocí a finales de la década de los 60, en las colas que hacíamos en las librerías, para adquirir los fabulosos títulos que se vendían en ese tiempo, la época de oro de las publicaciones en Cuba luego del triunfo de la Revolución.

Coincidíamos en tertulias informales frente al pequeño parque de la Funeraria Rivero, en El Vedado, donde se aglutinaron jóvenes con afinidades artísticas muy variadas. Entre ellos estaba Reinaldo Arenas. La mayoría de ellos emigraron o han muerto.

Comenzamos después a reunirnos en casa de otro entrañable amigo, el gran conversador Bernardo Trujillo. Se integraron también Jorge Iglesias, Jorge Domingo Cuadriello, el periodista Jesús Suárez, notable por sus conocimientos de ajedrez e idiomas y otros invitados ocasionales. Estos encuentros se mantuvieron, hasta que el fraterno Trujillo emigró en los años 90 hacia los Estados Unidos.

Su primer contacto importante con la prensa independiente lo realizó junto a Indamiro Restano. Aquí comenzó el hostigamiento por parte de la Seguridad del Estado. Fue entrevistado en varias oportunidades por miembros de este cuerpo represivo, la última vez hace unos meses, pero nunca fue retenido más de algunas horas. Hoy, estos oficiales deben estar de plácemes por su desaparición física. Uno menos, pensarán.

Logró integrarse a la revista eclesial “Espacio”, donde formó parte del consejo de redacción, en lo cual trabajó con gran entusiasmo. Al desaparecer esta publicación, por disposición del cardenal Jaime Ortega, quedó sin vínculo laboral una vez más.

Negado a trabajar para el Estado, se dedicó a la venta de flores, aunque carecía de licencia para esta labor. En más de una oportunidad tuvo que pagar alguna multa y sufrió el decomiso de su mercancía, la que obtenía en pequeñas fincas cercanas al Café Colón, próximas a Santa Amalia, donde residía.

Primavera Digital fue su siguiente paso vinculado a la oposición y la libertad de expresión. Su amplia colaboración en este medio, con artículos enjundiosos y bien escritos, se mantuvo hasta que sus fuerzas físicas lo abandonaron a principios de este año.

Una muestra de su capacidad creativa lo constituye su sección “Radio Bemba”, en la cual plasmaba breves comentarios, con noticias del acontecer cotidiano en la Cuba socialista. La ingeniosidad y gracia al reseñar los acontecimientos cotidianos los hacen inigualables.

Sus colaboraciones para el periodismo independiente se extendieron a otros medios, como Diario de Cuba, Cubanet, Encuentro de la Cultura Cubana, Linden Lane, APLP, El Gran Blondin y para el desaparecido tabloide Catálogo de Letras, entre otras publicaciones.

Su obra, editada dentro y fuera del país, cuenta con tres títulos de poesía, un libro sobre la historia de los Hermanos de San Juan de Dios en Cuba, además de los abundantes artículos y crónicas de carácter socio-político, algunos inéditos. Por varios de estos trabajos recibió premios en los medios independientes.

Fabio vivió sus últimos 15 años en un diminuto apartamento en Marianao, con precarias condiciones económicas y ambientales de existencia. Escribía en una vieja computadora con solamente 40 gb de disco duro, lo que demuestra su precariedad de medios necesarios para su labor.

Las limitaciones de salud (diabetes, glaucoma, cataratas, problemas respiratorios, de locomoción, gástricos y anemia), minaron sus fuerzas físicas de forma extrema. A pesar de ello, tenía que atender a su esposa, con una pierna amputada, y un lado del cuerpo paralizado producto de una isquemia.

La noche del pasado 14 de abril ayudé a su traslado para el hospital Joaquín Albarrán, cercano a la Ciudad Deportiva. Allí empeoró paulatinamente por una grave bronco-neumonía bacteriana. A pesar de la aplicación de varios antibióticos y otros recursos, su depauperado cuerpo no resistió y se produjo el fatal desenlace, después de 67 días de lucha con la muerte.

En estos instantes me viene a la mente un fragmento de la canción de Alberto Cortez que dice: “…Cuando un amigo se va / deja un espacio vacío / que no lo puede llenar / la llegada de otro amigo…”

Fabio deja un vacío en mí como el fraternal amigo, el consejero intelectual que fue, quien con su voz pausada, me preparó para este oficio.

Producto de mi fe en Dios, ante su tumba, expresé mi esperanza de que allá en el otro mundo, nos encontremos un día, para seguir aprendiendo más de él.
¡Hasta pronto, querido amigo!
librero70@nauta.cu; Jorge Luis González Suárez
Tomado de: http://www.cubanet.org

 

 

¡Silencio, ha muerto un hombre! A Rogelio Fabio Hurtado

Robert A. Solera

Miami, USA, Robert A. Solera, (PD) ¿Qué hace un país cuando los buenos dicen adiós, sin siquiera despedirse? Donde escasean los buenos y no dejan a nadie ocupando su lugar cuando, a destiempo, se marchan.

Tal vez les fuera muy estrecho el espacio que la Parca les dejó para tratar de sobrevivir y sólo como un rayo de luz que de repente ilumina el oscuro y tenebroso espacio a su alrededor les mantienen con vida fecunda entre tantos que sólo sus sombras proyectan.

Ha muerto Rogelio Fabio Hurtado. Cuando lo conocí, valiente en un ambiente huraño, la vida me lo presentó y de inmediato sentí un frescor a sangre nueva que me hizo admirar la limpieza que su poesía traslucía.

Me bebí, no me parece oportuno decir leí, su poesía llena de frescura de “Un poeta entre dos Tigres” que como carta de presentación me descubrió a un hombre que en medio de la tormenta política que ha envuelto a Cuba supo plantar su bandera como declaración de principios políticos que inicialmente no me dejaba definir hacia donde estaba su horizonte.

Volví a encontrarlo en Primavera Digital y sentí que había recuperado al amigo que había considerado perdido. Me regocijé con sus escritos y con su pensamiento ajeno a toda posición de extremos. Lo vi envuelto, muy joven, en su lucha personal entre Katiuskas y hombres rudos, que creían pelear por un mundo mejor. Hoy, sólo me queda decir adiós al que dudo muchos lograran entender en sus opiniones políticas.
¡Silencio, que ha muerto un HOMBRE!
nellsol@yahoo.com; Robert A. Solera
“Liberty is something you can enjoy only if you fight for it”

Rogelio Fabio Hurtado Rodríguez

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Arroyo Naranjo, La Habana, Luis Cino, (PD) El 21 de junio falleció en La Habana el escritor Rogelio Fabio Hurtado. Contaba al morir 71 años, 50 de ellos dedicado a la poesía y el periodismo.

Fue editor de la revista católica Espacios hasta que en enero de 2005, tras 8 años de existencia, fue cerrada por decisión personal del Cardenal Jaime Ortega. Entonces, Fabio cesó de colaborar en las publicaciones de la Arquidiócesis y se unió al periodismo independiente.

Desde 2007 integraba el consejo de redacción de Primavera Digital. Artículos suyos aparecieron también en las revistas Unión, Gaceta de la UNEAC, Linden Lane, Palabra Nueva, Vitral, Encuentro de la Cultura Cubana, Consenso, Catálogo de Letras y Diario de Cuba.

Es autor de los poemarios “El poeta entre dos tigres” (La Torre de Babel, 1996) y “Hurra y otras elegías” (Ediciones Vitral, 2005), y el libro La orden de San Juan de Dios en Cuba.

Unos versos suyos de 1996 pueden servir para caracterizar su postura ética, bien apartada de los extremismos y las intolerancias: “El poeta/ como el personaje de una fábula Zen/ colgado de cabeza en el abismo/ saboreando una cereza/ desconcierta a los tigres”.

Excelente poeta y mejor persona, era, como diría Antonio Machado, “en el buen sentido de la palabra, bueno”- Reproduzco sus respuestas a un cuestionario que le presenté hace unos años. Sus palabras lo retratan mejor que todo lo que yo pueda decir.

P: Rogelio Fabio Hurtado pudo ser pelotero, militar, ajedrecista. ¿Cuál es la historia de tu vocación poética?

RFH: Cronológicamente, en el principio fueron las controversias radiales de puntos guajiros, que mi familia materna, de origen isleño, escuchaba con fervor. Después, las poesías de los libros escolares, Dulce María Borrero, Pedro Santacilia, de quien incluso recité su poema dedicado a Ignacio Agramonte en un programa infantil de televisión. Por supuesto, los versos sencillos de Martí, de imperecedera memoria y, gracias al esfuerzo de excelentes profesores como la Dra. Asteria Caso, en el Varona y el Dr. Llanes en el Instituto de la Víbora, disfruté de Heredia y de Antonio Machado. Ya después de los 15 años, por mi propia cuenta, Gustavo Adolfo Bécquer, un poco de Darío y Nervo, y un libro casi perfectamente olvidado del poeta cubano Rafael Alcides dedicado a celebrar su pasión por una gitana. Esto, ya habiendo dejado detrás la vocación beisbolera y tratando de ser militar. Entonces di con el peruano César Vallejo y su humanísima tristeza.

P: ¿Cuándo comenzaste a escribir poesía?

RFH: Comencé a proponerme la posibilidad de ser escritor, no poeta, pues me sentía del todo incapaz de rimar y de medir versos. Muy pronto, el popular semanario Lunes de Revolución me enseñó que la poesía podía también escribirse sin estos requisitos formales. En esa década del 60, el oficio de escritor recibió mucho reconocimiento social, unido al hecho de que era una actividad a la que podía uno dedicarse por la libre, sin necesidad siquiera de estudiar ni de ser autorizado. Entonces, cancelada ya la intentona militar, me consagré por entero a leer y a escribir. Encontré amigos con el mismo interés, Carlos Luís Morales del Castillo Toirac, Israel Horta, Ismael Lorenzo, Ciro Bianchi Ross, Bernardo Trujillo, Pablo Pozo. No cesábamos de descubrir escritores: desde Knut Hamsen hasta Paul Eluard. La Habana de entonces contaba con varias bibliotecas circulantes muy bien abastecidas: la Nacional, la del Ministerio de Haciendas, la José Antonio Echevarría de la Casa de las Américas, donde leíamos la inspiradora revista El Corno Emplumado, que publicaban en México Margaret Randall y Sergio Mondragón. En su sección de correspondencia vi por primera vez impresas mis palabras y mi nombre.

También hubo amigas, María Amelia Olivera, Zita Mugía Santí, Irene López Kuchilán, Mariela Fajardo y Lourdes Martínez, con quien me casé, cuyo padre, Alberto Martínez Herrera, era escritor y gran amigo del poeta Heberto Padilla, a quien conocí precisamente en los días de 1968, cuando su libro Fuera del Juego era el centro de la polémica cultural del país. Alberto le hizo llegar algunos de mis versos, Padilla los juzgó favorablemente y eso me hizo desistir temporalmente de la prosa. Armé un cuaderno titulado Pasajero Viviente y lo presenté en el concurso David de 1969, cuyo Jurado estuvo integrado por Nicolás Guillén, Luís Marré y Raúl Luís. Resultó premiado Raúl Rivero con Papel de Hombre, pero se confeccionó con el resto de los cuadernos una antología, y tuvieron a bien incluir uno de mis breves poemas, donde le rendí homenaje a Casal y a Lezama. Esto ocurrió en 1969 y, desgraciadamente, fue durante muchos años, el único de mis textos publicado en Cuba. Ni siquiera cuando la nueva generación celebró el centenario de Casal mereció reedición aquel poemita. Pero entonces, celebré aquella publicación como el principio de todo.

En el número de la Gaceta de Cuba que debió salir en abril de 1971 y que fue pulperizado a tenor con los acuerdos del mal llamado Congreso de Educación y Cultura, aparecían dos poemas también breves, que aún continúan inéditos. A partir de esa fecha, renuncié por mí mismo a participar en concursos oficiales, pues estaba en total desacuerdo con aquella política cultural, que silenciaba a los escritores de más talento y favorecía a personas de segunda o tercera categoría. Pero nunca dejé de escribir ni de participar en tertulias informales y libres con gentes tan libres y maravillosas como Emilio López Alonso el Dingo, Eddy Campa, Benjamín Ferrera, José Soroa, Esteban Luís Cárdenas, Nicolás Lara, Benigno Dou, Julio García Pirosmani, Flavio Garciandía, Arturo Cuenca, Eugenio Blanco Ludovico, Jessie Ríos, Jorge Domingo, Ramón Díaz-Marzo y Alejandro Lorenzo, tanto en el parque de la Funeraria Rivero como en el Té del Capri o en la azotea sobre el Parque Manila, donde vivía el gran amigo escritor Juan Miguel Espino García con su novia Angela Adams Williams. Así, poco más o menos, he vivido hasta hoy, intentando siempre escribir el poema.

P: ¿Sigue siendo coloquialista tu poesía?

RFH: Siempre he preferido el término conversacional, pues coloquialista me sugiere el tono intimista, más limitado en su alcance temático. Creo que mis textos han ido ganando en extensión y tornándose más narrativos, incluso teatrales, por ejemplo, casi todos mis poemas aún inéditos se acercan o sobrepasan las diez cuartillas, y eso creo que rebasa las lindes del coloquialismo. En todo caso, siempre es más objetivo el criterio del crítico.

P: ¿Eres consciente del peso de la nostalgia en sus versos?

RFH: Creo que sí. Esta característica me ha sido ya ocasionalmente cuestionada, puesto que me aleja del presente, de la inmediatez, pero no puedo evitarla. Si lo intento, entonces no me resulta. Mi poesía será nostálgica o no será.

P: ¿Te consideras un producto de la década de los 60?

RFH: Por supuesto que sí, además estoy orgulloso de haber cumplido 20 años casi al centro de aquella década, prodigiosa no sólo por su música, sino sobre todo por su espíritu creativo e inconforme Aún no se ha repetido ninguna parecida desde entonces. Hubo una ola de cambios que revolucionaron todas las actividades humanas. En política, en el deporte, en el arte y la literatura, en la religión. La renovación se hizo sentir dondequiera y la juventud luchó por el poder en todos los campos, con furor y fervor. Para nuestra literatura, es la década en la que se publican El Siglo de las Luces, Paradiso, Tres Tristes Tigres, Fuera del Juego y el Mundo Alucinante, obras fundamentales todas.

P: A inicios de los 70, el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal incluyó poemas tuyos en su libro “En Cuba” y en una antología de poetas cubanos. ¿Cómo valoras hoy ese gesto y la figura del poeta, sacerdote, ex guerrillero y ex ministro sandinista?

RFH: Haber podido conocer en La Habana al maestro Ernesto Cardenal en el verano de 1970 es, junto a la amistad con Alberto Martínez y Heberto Padilla, uno de los hechos que confirmaron mi vocación poética. Cardenal era una persona que impresionaba por su sencillez en el trato. A los pocos minutos de conocerlo, te daba la impresión de que eras tú quien le estaba haciendo el honor de comunicarte con él, una persona muy cordial y muy inteligente, atentísimo a cuanto uno le decía, sin pizca de vanidad ni de autosuficiencia, defectos ambos tan recurrentes entre nosotros, tanto entre escritores como entre monseñores. Lo conocí durante la visita que los miembros del Jurado del Premio Casa de las Américas de 1970 realizaron al Puerto Pesquero de La Habana, donde me desempeñaba como profesor de Español en la filial de la Facultad Obrera. Luego conversamos en dos ocasiones en el lobby del Hotel Nacional. Cuando apareció su libro Ernesto Cardenal en Cuba, que incluye parte de sus conversaciones conmigo y dos de mis mejores poemas de entonces, hubo un cierto desasosiego en muchas de las personas que conversaron con él, pero, por lo que a mí respecta, no puso nada que yo no le hubiese dicho. Al momento de despedirnos, me dijo que le solicitaría a Retamar que publicase aquellos poemas basados en mis vivencias como soldado en la Revista Casa. Cuando le expresé mi escepticismo al respecto, diciéndole que no serían del agrado del MINFAR, me preguntó qué tenía que ver el MINFAR con la poesía y le contesté que, en Cuba, sí tenía que ver. El tiempo me dio desgraciadamente la razón. No sólo Retamar jamás publicó mis textos sino que el propio libro, pese a estar dedicado a Fidel y al pueblo de Cuba, no ha sido ni siquiera reseñado jamás en la prensa cultural oficial. Años más tarde, su Antología de poesía cubana revolucionaria publicada en Ciudad México en 1976, donde también fui incluido, mereció similar ostracismo.

Volví a encontrarme con el poeta alrededor de 1978, involucrado ya en la lucha contra Somoza. Durante sus años como ministro nunca pude acceder a él y sólo a fines de los 90 volví a verlo, cuando ofreció una lectura en la Feria del Libro en la Fortaleza de La Cabaña y me obsequió con el primer tomo de sus Memorias, titulado Una Vida Perdida. Mi admiración y mi respeto por él, como un maestro poético y espiritual, empequeñecen cualquier diferencia respecto a sus criterios políticos.

P: ¿Eres partidario de alguna ética poética?

RFH: Como vástago de la década del 60, soy fiel a los postulados éticos del compromiso, siempre que este compromiso sea con ideales, por utópicos que parezcan, y no con personas o políticas. Creo que el escritor está destinado a pensar y, sobre todo, a decir lo que el resto decide callar. Rechazo tanto el oportunismo de izquierda como el de derecha. Un amigo hace muchos años gustaba de vincularme con Unamuno, aplicándome uno de los títulos del gran vasco: Contra esto y aquello. Como he escrito en uno de los poemas de mi primer libro, publicado por el amigo poeta, escritor y editor, Carlos Díaz Barrios, El Poeta entre dos tigres (Colección La Torre de Papel, Coral Gables,1996) me encanta parecer blanco entre los rojos y rojo entre los blancos. La desventaja de permanecer inédito tantos años acaso me ha consentido, como compensación, el relativo lujo de permanecer independiente a los dictados de los pensamientos políticamente correctos que nos circundan y acechan. Me siento muy afín a la religiosidad, específicamente católica, pero no excluyo la sentencia de William Blake: Todo poeta pertenece, aunque lo ignore, al partido del Diablo.

P: ¿Qué queda hoy en el poeta contestatario Rogelio Fabio Hurtado de aquel joven militar acampado en la orilla izquierda del río Canímar allá por 1964? 

RFH: Cuando al levantarme me miro al superficial espejo, te diría que permanece, cambiante y vivo, soy a la vez otro y el mismo. Mi escritura sigue nutriéndose de aquellas vivencias, cuyo sentido exacto no alcanza su definición mejor hasta la misma muerte cerebral, que ojalá tarde. El pasado se ilumina con la lucidez del presente, que se ahonda con el trasfondo del pasado. No reniego de ninguna etapa, si bien deploro algunos pecados sobre todo de omisión. Muy en especial, le agradezco a mi experiencia militar haber escrito textos que siguen resistiendo la prueba de la lectura en alta voz, casi a 40 años de haber sido creados. Para concluir con otra de mis citas favoritas, esta de Octavio Paz: “Si hemos perdido todas las batallas, hemos ganado dos o tres poemas”.
luicino2012@gmail.com; Luis Cino

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ver artículo en Primavera Digital